El camino hacia la inmunidad aún es largo y peligroso

La idea que subyace a la inmunidad de grupo es tan sencilla que resulta tentadora creerla

Mucho antes de que la inmunidad de grupo, o «de rebaño», se convirtiese en la obsesión que compartimos toda la humanidad, la expresión se utilizaba para vacas enfermas.

Hace más de un siglo, los veterinarios observaron que ciertos brotes de una infección bacteriana muy contagiosa que amenazaba al ganado se extinguían una vez que habían afectado a un cierto porcentaje del rebaño, siempre que no se introdujesen nuevos especímenes.