El avión que superará al Concorde

Un emprendedor lidera el proyecto de aeronave comercial supersónica más prometedora del momento

Blake Scholl tenía un plan. A menudo alquilaba un avión en Silicon Valley, pilotaba él mismo hasta Mojave, en California, y conseguía una mesa en el restaurante Voyager, un lugar frecuentado por expertos en aviación. Se sentaba durante horas, escuchaba conversaciones y se presentaba ante pilotos e ingenieros de empresas pioneras en aeronáutica como Virgin Galactic Holdings y Scaled Composites.

Visita tras visita, Scholl, un ‘outsider’ del sector, comenzó a descifrar qué tipo de personas y habilidades se necesitan para crear un avión revolucionario. «No había visto un enfoque tan práctico antes ni desde entonces», dice Elliot Seguin, un piloto de pruebas que conoce a Scholl.