Fondo europeo. ¿Solidaridad o rescate?

El hartazgo en los políticos refleja la paradoja de que una parte de los españoles concluya que el fondo y sus condiciones son una bendición

El consenso en la España actual no es posible siquiera cuando le dan dinero. Para una gran parte de la opinión, el Fondo de Reconstrucción aprobado en el último y angustioso Consejo Europeo es un «hito histórico» que ayudará a mitigar los daños económicos y sociales de la pandemia del coronavirus. Para otros, por el contrario, es un «rescate» que somete al país a los dictados del exterior y obligará a ceder soberanía. 

Pedro Sánchez acudió al Congreso para recibir una nueva ronda de aplausos y reclamar un papel central en la consecución del acuerdo. La oposición, con Pablo Casado a la cabeza, le afeó un triunfalismo poco decoroso –particularmente llamativo a las 24 horas de conocerse la destrucción de un millón de empleos en la EPA del segundo trimestre– y le recriminó que el presidente regresara de Bruselas con «un rescate en toda regla».