El verdadero comienzo del siglo XXI

¿Entramos en una era nueva de entendimiento global o en una espiral en la que el antagonismo entre intereses nacionales agrave los conflictos?

Es frecuente que se sitúe el principio del siglo XX en 1914, año en que comenzó la «gran guerra». Ese conflicto redibujó las fronteras de Europa, precipitó la caída de imperios, alentó la revolución y confirmó a los Estados Unidos como protagonista mundial de primera línea. Corresponderá a los historiadores del futuro determinar cuándo se produjo exactamente el inicio del siglo XXI, pero una hipótesis plausible es que lo estemos presenciando ahora mismo.

La coincidencia temporal de la eclosión de procesos que llevaban décadas gestándose con acontecimientos imprevisibles suponen un momento único y de signo incierto.