La olvidada guerra de la alta rentabilidad

En 2012, los depósitos recuperaban brillo gracias a la reforma financiera

LEGADO ● Vuelven los clásicos a las entidades bancarias. ¡Abajo los productos complejos, como la deuda subordinada, las preferentes o los derivados. Y arriba los depósitos bancarios! Así resumía la revista INVERSIÓN en su número de la segunda semana de septiembre de 2012 el mensaje que dejaba la reforma financiera, con su claro apoyo hacia el instrumento conservador y más popular de los bancos, las imposiciones a plazo.

El semanario económico explicaba que algunos de los puntos clave del nuevo texto normativo se centraban precisamente en otorgar más garantía y seguridad a los depósitos.